Datos que no vemos, epidemia que no entendemos

El atraso en los datos del Departamento de Salud dificulta visualizar con exactitud la curva epidemiológica y responder adecuadamente a la emergencia

9 Millones continúa la colaboración con el proyecto Salud Pública en Acción, iniciado por la doctora en epidemiología Roberta Lugo Robles, para proveer datos confiables de la COVID-19 en Puerto Rico y una experta interpretación de ellos. Suscríbete para recibir nuestro contenido en tu inbox.

[Reportaje de datos]

Con 1,022 nuevos casos positivos reportados durante esta semana, el total de las pruebas positivas (moleculares y serológicas), en Puerto Rico, aumentan a 4,508. Esta abrupta crecida se debe a la suma de 485 casos, añadidos ayer por el Departamento de Salud a los datos. No obstante, tal como se predecía, la mayoría de estos 485 pertenecen a pruebas realizadas hace más de un mes.

“Este atraso en los reportes hace que estemos en desventaja, y nos coloca en la posición de espectadores, en donde solo observamos cómo se desenvuelve la COVID-19, sin posibilidad de intervención”, alertó con resignación Roberta Lugo Robles, doctora en epidemiología.

Igualmente, la mayoría de estos 485 casos fueron “confirmados” por pruebas serológicas, continuando el patrón del mayor uso de estas pruebas en la isla e islas municipios.

Esta semana, además, resaltan los siguientes puntos:

  • El Departamento de Salud ajustó los datos al incorporar un total de 485 pruebas positivas reportadas, la mayoría del mes pasado.

  • El grupo de 50 a 59 años continúa siendo el más afectado, con 812 casos positivos.

  • Un total de 114 pacientes han sido hospitalizados por COVID-19.

COVID-19 en Puerto Rico

La incorporación tardía de estos 485 casos positivos impactó los datos municipales, en donde se observaron aumentos de hasta 30 casos en un solo municipio, como lo fue el municipio de San Juan. Otros municipios con aumentos en sus casos fueron Bayamón (25 casos nuevos), Cayey (25 casos nuevos) y Guaynabo (23 casos nuevos).

Por otra parte, la distribución de casos se mantiene igual entre los hombres y mujeres, 50/50. Mientras, la edad promedio de los casos confirmados es de 46 años.

Las hospitalizaciones por COVID-19, hasta el momento son, 114, de los cuales el 13% (15 pacientes) se encuentran recluidos en unidades de cuidados intensivos y nueve permanecen conectados a un respirador artificial.

Según los datos para ayer, jueves, se registró un total 140 fallecimientos, de los cuales 63 son confirmados por el Sistema de Vigilancia de Salud y 77 por el Registro Demográfico. Esto implica que el 55% de las muertes son reportadas por el cuadro clínico del paciente y no una prueba.

Continuamos a ciegas…

“A más de 80 días del comienzo de la respuesta a la emergencia de COVID-19 en Puerto Rico, la infraestructura de reporte de casos es cada vez mas precaria”, señaló con frustración Lugo Robles.

Ayer, jueves, el Departamento de Salud reportó un total de 485 casos nuevos, y las fechas de estas pruebas realizadas, en promedio, son de hace 30 días atrás. Esto nos pone en una posición de desventaja ante la respuesta que se podría tener en el manejo de la Covid-19.

“En el momento que la curva epidemiológica detecte un aumento de casos, lo estaremos viendo dos o tres semanas después. Por lo que las gestiones relacionadas al rastreo y monitoreo de contactos será tardía, provocando la exposición de personas al virus, aumentado de esta manera su riesgo de infección”, advirtió la epidemióloga.

Lugo Robles menciona que a esta situación se le suma la estrategia de realizar pruebas serológicas sobre pruebas moleculares. Al día de ayer, las pruebas moleculares representaban el 29% de los casos positivos únicos reportados.

Sin embargo, el Fideicomiso de Salud Pública informó que se llegó a 100,000 pruebas moleculares en Puerto Rico, lo que equivale a 3,700 pruebas por cada 100,000 habitantes.

Esto colocó a la isla en el lugar número 47, de 215 países del mundo, en la cantidad de pruebas moleculares realizadas por habitantes.

“Este logro salubrista confirma la capacidad que tienen los laboratorios en Puerto Rico para realizar pruebas moleculares, la única prueba diagnóstica disponible”, afirmó Roberta Lugo Robles.

Rastreo de contactos por el Departamento de Salud en marcha

Para el pasado jueves, 28 de mayo, el Departamento de Salud reportó que se han investigado un total de 2,009 casos positivos, tanto de pruebas serológicas como pruebas moleculares positivas.

Este número contempla en el cálculo los 148 casos que aún el Departamento de Salud no ha podido contactar

Gracias al Sistema de Rastreo de Contactos, un total de 3,333 contactos cercanos fueron identificados, de los cuales 370 resultaron positivos a COVID-19, mediante pruebas serológicas o moleculares.

Este número contempla en el cálculo los 148 casos que aún el Departamento de Salud no ha podido contactar

O sea, 1 de cada 10 contactos identificados puede dar positivo a COVID-19.

“Aquí recae la importancia de identificar estos casos a tiempo, realizar el aislamiento y debido monitoreo para evitar la propagación del virus en nuestras comunidades”, recalcó la epidemióloga Lugo Robles.

¿Podemos bajar la guardia? NO.

Debido a la limitación con los datos y las estadísticas, es sumamente complicado establecer el panorama actual de COVID-19.

“No se ha controlado la transmisión activa en la comunidad y continuamos con la estrategia de realizar las pruebas serológicas sobre las pruebas moleculares”, finalizó Lugo Robles.

Por esto, la comunidad científica boricua lanzó una petición en change.org para que el gobierno de Puerto Rico “priorice los $68 millones otorgados por el Departamento de Salud de los Estados Unidos (HHS, por sus siglas en inglés) a través del CDC y la Ley de Ayuda, Alivio y Seguridad Económica contra el Coronavirus (CARES Act, por sus siglas en inglés) para la compra y utilización de las pruebas moleculares RT-PCR para el diagnóstico del COVID-19 en Puerto Rico”.

Por favor, mantengamos el cambio en comportamiento:

  • No salga de casa si no es necesario

  • Use equipo protector, como mascarillas y guantes

  • Mantenga el distanciamiento físico, mínimo de seis pies

  • Lávese las manos constantemente y las superficies

  • Evite tocarse la cara, la nariz y la boca